www.seme.org

Hola visitante. Estás en el Área de Profesionales

En todo el sitio web
Sólo en noticias de actualidad

Depresoterapia en la celulitis

Dr. José Miguel Tricás Moreno

La celulitis es un problema de gran difusión social ya que se calcula que más de un 50% de las mujeres la padece. Es una afección muy común dentro del campo de la medicina, pero lo es más aún en el de la estética. A pesar de ser un problema muy cotidiano no existe un tratamiento eficaz para poder controlarla.

Existen multitud de técnicas físicas no invasivas que reconocen disminuir la intensidad de este problema, pero ninguna hasta el momento mostraba un estudio claro de su validez.

Una de las técnicas que se presumía que era eficaz en el tratamiento de la celulitis era el masaje, aunque éste, aplicado de forma tradicional, no tiene una clara eficacia. A partir de las técnicas de masaje surgieron algunas que diferían de las tradicionales, ya que precisaban de un elemento artificial en el espacio que hay entre las manos de la fisioterapeuta y los tejidos, denominadas instrumentales.

Otra técnica instrumental es la depresoterapia, que permite realizar un vacío controlado en una cánula, actuando de esta forma desde la profundidad hacia la superficie permitiendo reproducir las maniobras del masaje manual consiguiendo una hiperhemia controlada.

En el siguiente trabajo de investigación se ha realizado un estudio de la aplicación terapéutica de la depresoterapia en la celulitis de los miembros inferiores.

Hipótesis

Inicialmente se planteó la siguiente hipótesis: la depresoterapia actúa sobre la piel, músculo y aparato circulatorio, incrementando la circulación local, despegando y flexibilizando las adherencias y aumentando el metabolismo local.

La celulitis es una acumulación local de tejido graso infiltrado y fibrosado con estasis circulatorio y sensación dolorosa.

La depresoterapia, gracias a su acción desde la profundidad hacia la superficie, reduce el componente edematoso y fibrótico de la celulitis, reflejado en una reducción del volumen del segmento. Reduce asimismo la sensación dolorosa y mejora la textura de la piel.

Una vez concluido este estudio podemos confirmar esta hipótesis.

Objetivos

El objetivo de este estudio es medir el efecto del tratamiento fisioterápico por depresoterapia o masaje aspirativo sobre la celulitis en los miembros inferiores.

Se decidió utilizar la depresoterapia como técnica fisioterápica exclusiva para valorar su utilidad en el tratamiento de la celulitis del miembro inferior (no se ha utilizado técnicas coadyuvantes en el presente estudio).

Objetivo general: Investigar la validez de la depresoterapia en el tratamiento de la celulitis de las extremidades inferiores mediante la realización de un tratamiento fisioterápico de la celulitis por depresoterapia.

Objetivos específicos: Reducir los acúmulos de grasa mediante la depresoterapia. Validar el protocolo de tratamiento por depresoterapia en el marco del tratamiento de la celulitis.

Material y Método

La muestra utilizada para el estudio era inicialmente de 30 mujeres, aunque finalmente fueron 26 las que completaron el estudio y un grupo control de 20 mujeres. Estos sujetos tienen una estatura media de 162,6 cm, un peso medio de 66,33 Kg con un índice de Quetelet de 25,1 Kg/m2 , lo que demuestra una ligera obesidad. Sin embargo, lo más importante es que esta obesidad tiene en todos los casos una localización "ginoide", es decir, situada fundamentalmente en el bajo vientre y la zona pertrocantérea y pericondilar.

Para poder llevar a cabo este estudio se precisó del siguiente material de medida y de tratamiento:

Material de medición

  1. Compás de Pliegues o Lipómetro.
  2. Cinta métrica.
  3. Sistema de Bioimpedancia OMROM.
  4. Báscula
  5. Tallímetro.
  6. Cámara de fotos digital.
  7. Software de antropometría.
  8. Software de estadística.

Material de tratamiento

  • Aparato de Depresoterapia de ERMEDICA.
  • Camillas.

Medidas antropométricas

Se realizaron mediante medidas generales como la talla y el peso, calculando de esta forma el índice de masa corporal o índice de Quetelet. Se utilizó también como medida antropométrica local el sistema de perimetría cada 10 cm desde la espina ilíaca anterosuperior hasta el tobillo. Para medir el espesor de la capa grasa se utilizó un compás de pliegues o lipómetro. Todos los datos obtenidos se introdujeron en el programa de antropometría kine 3003, para posteriormente realizar su adecuada elaboración y análisis en el programa Excel.

Bioimpedancia

Para obtener los valores de grasa y de porcentaje graso corporal se utilizó el sistema de bioimpedancia de OMROM. Este sistema utiliza una corriente eléctrica de baja intensidad para cuantificar el valor graso corporal en porcentaje y en peso.

Fotografías

Se realizaron fotografías digitales en color en los periodos de medición establecidos.

Técnica

El tratamiento ha estado compuesto por 15 sesiones con una frecuencia de 2 veces por semana. Los resultados presentados a continuación están recopilados después de la sesión número 15. Las dos primeras sesiones tenían una duración de 45 minutos, y las restantes entre 30 y 35 minutos.

En lo referente a la técnica se utilizaron una serie de pases clásicos, compuestos de pases longitudinales y transversales al eje longitudinal del miembro.

Otros componentes fundamentales de la técnica fueron los pases basados en el drenaje linfático manual. Estos siguen la dirección de las vías de drenaje linfático fisiológicas. La acción de la depresoterapia o masaje aspirativo es similar a la desarrollada por la maniobra de masaje manual llamada "El Pinzado Rodado". Sin embargo una de las ventajas de la depresoterapia, frente al pinzado rodado, es que realiza una acción desde la profundidad hacia la superficie del tejido gracias a la acción física del vacío. De esta manera se consigue que su acción terapéutica se localice en la zona clave a tratar, que en este caso es el tejido celular subcutáneo donde se encuentra el infiltrado graso.

Resultados

En este apartado se van a comentar los principales resultados obtenidos en el estudio.

En primer lugar hay que tener en cuenta que estos resultados están agrupados en tres gráficos:

  • El primero representa el valor perimétrico de las dos piernas
  • El segundo el de la pierna derecha
  • El tercero el de la pierna izquierda

Cada gráfico contiene cinco series. Cada una de estas series representa la misma variable: la perimetría de la extremidad inferior a ocho niveles desde la espina ilíaca ántero-superior a 10 cm cada nivel. Las series incluidas en cada gráfica son:

  • perimetría en todo el grupo,
  • perimetría de las personas que no han aumentado de volumen,
  • perimetría de las que no han aumentado de peso,
  • perimetría de las que han aumentado de peso,
  • y finalmente un grupo que incluye los sujetos que no han aumentado ni de peso ni de volumen.

Características de cada serie

Primera serie (perimetría de todo el grupo):

Incluye 26 personas, que han concluido el estudio, a pesar de que inicialmente lo comenzaron 30. Este grupo en conjunto ha reducido 1 Kg de peso, también ha disminuido el componente graso en 0,4 Kg y en un 0,9%. Por contra, frente a estos datos, la segunda medición del grupo control (que no recibe tratamiento) no ha arrojado diferencias con respecto a la primera.

Segunda serie (perimetría de las personas que no han aumentado de volumen):

Está compuesto por las 22 personas que no han aumentado su volumen medio. Hay que considerar en este grupo que no se tiene en cuenta la variable peso, únicamente la variable perimétrica.

Tercera serie (perimetría de las personas que no han aumentado de peso):

Formado por los 22 sujetos que no han aumentado su peso corporal total. Hay que tener en cuenta que solamente se considera el factor ponderal total, pudiendo haber aumentado o disminuido su volumen medio.

Cuarta serie (perimetría de las personas que han aumentado de peso):

Este grupo de 5 personas tiene la característica de haber aumentado su peso corporal total, sin tener en cuenta la variable de volumen.

Quinta serie (perimetría de los sujetos que no han aumentado ni su peso ni su volumen):

En este grupo de 21 personas se tiene en cuenta las dos variables, el peso y el volumen, de forma que en él se incluye a los sujetos en los que no ha aumentado ninguna de las dos variables.

A continuación se analizan los datos mediante la descripción de las gráficas. Para todo el análisis únicamente se va a tener en cuenta el primero, el segundo y el cuarto nivel de medición, ya que éstos coinciden con la zona de mayor acúmulo celulítico de esta muestra. Los dos primeros corresponden a la zona pertrocantérea y el cuarto a la zona pericondilar.

Perimetría de las dos piernas, reducción en valores positivos y aumento en valores negativos

Teniendo en cuenta las dos extremidades se puede observar, lógicamente, que el mayor valor obtenido en el primer nivel corresponde al grupo que no ha aumentado ni de peso ni de volumen. Lo mismo ocurre en los niveles segundo y cuarto. Se podría decir que este grupo respalda realmente la hipótesis de trabajo inicial, ya que apenas han variado su morfología, y así podemos presuponer la función terapéutica de la depresoterapia en la reducción de la celulitis.

Los valores medios obtenidos en todo el grupo son similares en los principales niveles, es decir, primero y cuarto. Estos valores son importantes teniendo en cuenta que este grupo incluye también a los sujetos que han aumentado de volumen y/o han aumentado de peso. Los valores perimétricos alcanzan niveles más altos si únicamente se tiene en cuenta a aquellos sujetos que no han aumentado de volumen, siendo de la misma forma, aunque sensiblemente inferior si analizamos el grupo en que los sujetos no han aumentado su peso.

Un aspecto que merece especial atención es el referido al grupo con aumento de peso, que, a pesar de dicho aumento, ha disminuido su volumen en los niveles primero y cuarto. No obstante, se observa un ligero aumento volumétrico en el segundo nivel, que resulta de menor importancia si consideramos que el mayor acúmulo celulítico es el primer y cuarto nivel.

A continuación se realizará el análisis perimétrico de cada miembro por separado, ya que a pesar de que la pierna derecha y la izquierda tienen un mismo patrón de reducción de volumen éste no mantiene la cuantía de los valores, pudiendo estar influenciado bien por la ejecución técnica, bien por la propia lateralidad del sujeto.

Perimetría de la pierna derecha, reducción en valores positivos y aumento en valores negativos

Los valores perimétricos medios obtenidos en la pierna derecha son sensiblemente inferiores a los obtenidos en la media de las dos. Al igual que en la gráfica de las dos piernas, los mayores valores registrados se encuentran en el grupo sin aumento de peso y volumen, y también el valor más alto corresponde al primer nivel de medición en el grupo sin aumento de volumen y en el de sin aumento de peso ni de volumen. De nuevo es interesante destacar los valores obtenidos en el grupo de las personas que aumentaron de peso, ya que a pesar de ello han reducido su volumen en el primer y cuarto nivel de medición

Los valores perimétricos medios obtenidos en la pierna derecha son sensiblemente inferiores a los obtenidos en la media de las dos. Al igual que en la gráfica de las dos piernas, los mayores valores registrados se encuentran en el grupo sin aumento de peso y volumen, y también el valor más alto corresponde al primer nivel de medición en el grupo sin aumento de volumen y en el de sin aumento de peso ni de volumen. De nuevo es interesante destacar los valores obtenidos en el grupo de las personas que aumentaron de peso, ya que a pesar de ello han reducido su volumen en el primer y cuarto nivel de medición.

Perimetría de la pierna izquierda, reducción en valores positivos y aumento en valores negativos

La pierna izquierda alcanza los mayores valores obtenidos en todos los grupos estudiados. Como se ha comentado en las otras dos gráficas, el patrón de reducción se mantiene, siendo el mayor valor en el grupo sin aumento de peso ni de volumen. Estos valores mayores podrían indicar que esta pierna es más sensible al tratamiento mediante depresoterapia que la derecha.

La pierna izquierda alcanza los mayores valores obtenidos en todos los grupos estudiados. Como se ha comentado en las otras dos gráficas, el patrón de reducción se mantiene, siendo el mayor valor en el grupo sin aumento de peso ni de volumen. Estos valores mayores podrían indicar que esta pierna es más sensible al tratamiento mediante depresoterapia que la derecha.

Otro aspecto que podría apoyar esta hipótesis es el hecho de que el grupo en que los sujetos han aumentado de peso, el primer nivel ha disminuido su volumen, pero el segundo, el tercero, el quinto y el sexto, lo han aumentado sensiblemente. Esto explicaría que esta pierna está más expuesta a las variaciones de volumen, ya que a pesar de aumentar en peso, la depresoterapia actúa de forma correcta en los acúmulos adiposos.

Otros elementos de gran interés son los datos subjetivos, que fueron recopilados por cada una de las personas que formaron la muestra a través de un autorregistro.

Del conjunto de todas las sensaciones acumuladas se va a exponer las más representativas del grupo.

Globalmente todos los sujetos expresan que observan una reducción volumétrica de sus miembros, sobre todo cuando utilizan como referencia una prenda de vestido de uso habitual. Este hecho corresponde a una apreciación general sobre la localización de la reducción de volumen, siendo ésta en los lugares donde realmente está el infiltrado celulítico, es decir, en la zona pertrocantérea y pericondilar.

Otro aspecto es que han obtenido una mejora en la sensación de cansancio de las piernas en las actividades de la vida diaria, eliminando en gran medida el dolor celulítico y con una sensación de piernas "más blandas", lo que refleja una reducción del edema fibroso. Un hecho que es preciso comentar es que de forma casual pueden aparecer pequeños hematomas asociados a la técnica, aunque sin importancia clínica en ausencia de trastornos vasculares graves. En resumen todos los sujetos observan un balance positivo en relación al tratamiento de la celulitis de los miembros mediante la depresoterapia.

Antes y después

Conclusión

  1. La técnica fisioterápica de la depresoterapia es adecuada en el tratamiento de la celulitis.
  2. Esta técnica es susceptible de ser asociada a otros tipos de tratamientos.
  3. La depresoterapia mejora subjetivamente la funcionalidad y objetivamente la apariencia de los miembros inferiores en relación a las actividades de la vida diaria, resaltando sobre todo la del vestido.
  4. Desde la mitad del tratamiento y particularmente al final, se observan cambios macroscópicos de las zonas tratadas y apariencia de la piel. Mejora la textura, la flexibilidad, manteniendo la firmeza, disminuyendo y en muchos casos desapareciendo la "piel de naranja", y por lo tanto evidencia la mejora del estado celulítico de la zona.
  5. Los valores de reducción más altos se encuentran en aquellas personas que no han aumentado de peso ni de volumen. Esto hace suponer que la combinación del tratamiento por depresoterapia con una dieta podría aumentar las pérdidas de volumen. No era ésta la finalidad del estudio, que pretende poner en evidencia únicamente las pérdidas de volumen atribuibles a la depresoterapia.
  6. El efecto de la depresoterapia es menor en los sujetos que aumentan de peso corporal durante el tratamiento. Sin embargo se registra una disminución de volumen en las zonas de mayor acúmulo celulítico para esta muestra. Por lo tanto la depresoterapia tiene un claro efecto sobre la celulitis.
  7. La lateralidad de una extremidad sobre la otra es un factor influyente dentro del tratamiento de la celulitis con depresoterapia.
  8. En la aplicación de esta técnica y durante este estudio no se han observado efectos adversos en las personas que constituían la muestra que pudieran revelar lesiones a nivel de los tejidos que exigieran un control riguroso en la aplicación de dicho protocolo.
Copyright 2017 © S.E.M.E.
Sociedad Española de Medicina Estética
Aviso legal
Desarrollo web: Sergiodelgado.net