www.seme.org

Hola visitante. Estás en el Área de La SEME

En todo el sitio web
Sólo en noticias de actualidad

Poiquilodermia de Civatte: un problema estético que puede confundirse con una alergia

20 de Enero de 2017
CorreoFarmaceutico.com

La poiquilodermia de Civatte es un signo del fotoenvejecimiento caracterizado por una dermatosis que presenta hiperpigmentación, atrofia o adelgazamiento de la piel y dilataciones de los vasos superficiales (telangiectasias). Así la define Elena Fernández Martín, directora médica de la Clínica Ortega y Gasset, en Madrid. A nivel general, "el término poiquilodermia se refiere a un proceso que produce una coloración marrón y rojiza" -especifica Fernández- "pero cuando hablamos de poiquilodermia de civatte, nos referimos a las lesiones descritas que aparecen en las zonas expuestas al sol de forma crónica como las mejillas, el escote y el cuello, más frecuente en mujeres de entre 40 y 50 años".

Esta manifestación cutánea está íntimamente relacionada con el sol y el efecto lupa de los perfumes, por lo que a veces, se confunde con una alergia. "Estos dos elementos son los factores que más influyen pero no son la causa, ya que ésta se desconoce, así como tampoco se trata de una alergia", explica a TodoDermo Ramón Grimalt, profesor de Dermatología en la Universidad Internacional de Cataluña, miembro de la Academia Española de Dermatología (AEDV) y autor del blog Grimalt. Este experto señala que "no es una enfermedad de la piel como tal, sino más bien un problema estético que no presenta otras molestias como el picor".

Uso de perfumes y factor hormonal

Los dermatólogos aclaran que las colonias no son el origen aunque, con independencia de su composición, es mejor evitarlas. Sin embargo, sí existen activos más proclives a desencadenar estos cambios de pigmentación como -según Fernández- "las fragancias, el salicilato de benzoilo, el citral y el ácido linoleico", a lo que Grimalt suma "el geraniol y los sordenos". En este punto, Alberto Morano, médico estético y portavoz de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), suscribe lo anterior y añade: "Son múltiples los componentes que pueden desencadenar el proceso, a veces aromatizantes o el propio alcohol, pero al final, siempre la última causa es la exposición continuada al sol".

Además, los especialistas consultados por TodoDermo coinciden en que a veces incluye el factor hormonal, en el caso de las mujeres durante la menopausia. "En otros pacientes la poiquilodermia se asocia a enfermedades genéticas como el Rothmund Thomon y a la exposición de rayos X por las sesiones de radioterapia", señala Fernández. Por otra parte, Grimalt advierte de que "se puede confundir con otras patologías cutáneas más graves como la dermatitis de Berloque, algún tipo de linfoma, la psoriasis o el lupus", por tanto, "si empeora, el farmacéutico debe derivar al dermatólogo".

Tratamiento y pautas de autocuidado

En la actualidad no existe un tratamiento definitivo para la poiquilodermia aunque, según Morano, "hay terapias encaminadas a engrosar la dermis para hacerla más resistente como peelings químicos, la carboxiterapia, la revitalización dérmica y, la más utilizada, la luz pulsada".

En cualquier caso, una vez diagnosticado el problema, se recomienda usar siempre fotoprotección solar de calidad, evitar la exposición al sol, el uso de perfumes y cosméticos aunque sí se puede utilizar maquillaje sobre la crema solar.

Copyright 2017 © S.E.M.E.
Sociedad Española de Medicina Estética
Aviso legal
Desarrollo web: Sergiodelgado.net